Gente


En general la costa de Nayarit es vivaz, es tradición festejar casi cualquier evento, inclusive la muerte. Cuando alguien muere, se realiza una comida en la que se invitan amigos y familiares y luego se le da un último adiós en el panteón con la música de su preferencia y bebida, esto se puede prologar durante toda la noche.

En el municipio de Santiago Se celebra en el mes de mayo la “Feria de la Primavera” y de “El Señor de la Ascensión”. En la primera de ellas, se realizan exposiciones agrícolas, ganaderas e industriales; intercambio comercial, actos culturales, bailes populares y folklóricos, entre otros espectáculos.

Para festejar el día del patrono del lugar, se llevan a cabo actos litúrgicos, peregrinaciones, danzas prehispánicas y juegos pirotécnicos. Los días 28 y 29 de junio, en la Isla de Mexcaltitán, se realiza la zafra del camarón, en estos días, los habitantes colocan la imagen de San Pedro en una lancha y en otra la imagen de San Pablo, las adornan y acompañan en su recorrido. Se dice que si gana San Pedro, la cosecha de camarón será abundante, pero si gana San Pablo la cosecha será pobre. Al día siguiente se lleva a cabo la bendición de canoas y se oficia misa en medio de la laguna.

En la cabecera municipal existe un museo, que se encuentra en el Jardín Juárez, en donde se exponen piezas arqueológicas encontradas, principalmente, en la región de Sentispac y en los alrededores de la misma cabecera. Asimismo, existe un museo en la isla de Mexcaltitlán.

En Tecuala existe el Sagrado Corazón de Jesús, construido a mediados del presente siglo. En el ejido de San Cayetano se encuentra el casco de la hacienda del mismo nombre que data del siglo XVIII.

La región costera norte de Nayarit se distingue por una gastronomía a base de pescado y mariscos. Mexcaltitán y Boca de Camichín presentan una gastronomía única en la región, se prepara el platillo prehispánico Tlaxtihuilli, hecho a base de camarón y atole de maíz, tamales, empanadas, albóndigas y pozole de camarón. Además del pescado zarandeado y las chivichangas preparadas con ostión.

Respecto a los grupos autóctonos que bajan a la costa, como en gran parte de Nayarit, su artesanía se distingue por llamativos colores y símbolos religiosos, pues los Wirrarita siempre intentan reflejar su cosmovisión en la mayoría de su obra. Muchos de estos trabajos artesanales llegan a ser objetos de culto entre los conocedores debido a la complejidad de su elaboración.

Los Náyeri (coras) son reconocidos por su arte en cerámica y la elaboración de morrales. Una de sus principales fiestas es durante la semana Santa, se involucra en conjunto, constituyéndose como elemento de cohesión comunitaria. Se trata de una expresión cultural de valor excepcional por su permanencia a través del tiempo, por su sincretismo cultural, por su impresionante riqueza simbólica -en los personajes, el uso del espacio y la relación con los dioses y con el ciclo agrícola-, por su expresión simbólica artística (en las pinturas corporales, máscaras, música, danzas) y finalmente porque es la celebración fundamental en la reproducción de la identidad del pueblo Cora.